PÉRDIDA DE AUDICIÓN: AYUDEMOS A NUESTROS PAPÁS Y MAMÁS A DETECTARLA A TIEMPO

0
21

La “American Association of Audiology Task Force”, señala que los audífonos mejoran la calidad de vida de sus usuarios, reduciendo los efectos negativos de la hipoacusia sobre aspectos psicológicos, sociales y emocionales.

La pérdida de la audición relacionada con la edad, también llamada presbiacusia, es la que se produce gradualmente en la mayoría de nosotros a medida que envejecemos y es, a menudo, una pérdida silenciosa. En la gran mayoría de los casos, la familia y los amigos son más conscientes de esta situación que el propio afectado. Son los hijos quienes notan que sus padres no los escuchan, no les entienden bien o les responden cosas que no corresponden.

Esto sucede porque, además, estas personas tienen dificultades para entender el lenguaje hablado. Aun teniendo una suficiente capacidad de audición o sensibilidad auditiva, no pueden entender patrones complejos de estímulos acústicos como el lenguaje o la música, especialmente si están en un ambiente ruidoso. Entonces, la falta de información auditiva se asocia con disfunciones cognitivas y en casos extremos a la demencia relacionada con la edad. (1)

La presbiacusia debe ser considerada como un factor subestimado responsable de la ruptura de la comunicación interhumana en los ancianos (2), que a menudo conduce al aislamiento social y a la depresión.

Intervención precoz

En las últimas décadas se ha producido una revolución en la eficacia y poder de la tecnología de la comunicación, incluyendo audífonos, implantes de conducción de vía ósea, implantes cocleares y otras soluciones auditivas. “Un diagnóstico temprano y el correcto tratamiento pueden solucionar no solo los problemas de hipoacusia, sino contribuir a resolver todos los otros problemas asociados”, explica García. “En ese sentido, los audífonos, constituyen una eficaz y bien aceptada solución para el tratamiento de la hipoacusia”, advierte Luciano García, fonoaudiólogo de GAES, una marca amplifon.

Una revisión sistemática de la literatura médica llevada a cabo por la “American Association of Audiology Task Force”, concluyó que los audífonos mejoran la calidad de vida de sus usuarios, reduciendo los efectos negativos de la hipoacusia sobre aspectos psicológicos, sociales y emocionales (3). Estudios más recientes sobre calidad de vida, han señalado el efecto beneficioso de los audífonos para disminuir la depresión. Se han reportado resultados positivos en usuarios de audífonos, que describen una mejoría en su socialización, salud mental y física (4). Además, cada vez son más los estudios que demuestran la posibilidad de reducir el deterioro cognitivo con el empleo de estos elementos y su uso también mitiga el riesgo de dependencia social y de muerte precoz (5).

Con todos estos antecedentes, “el llamado -dice García- es a consultar un otorrinolaringólogo ante los primeros indicios de pérdida de audición, incluso cuando para la misma persona no sea tan evidente, pero su entorno se lo haga notar.  Los hijos pueden incentivar a sus padres para que busquen ayuda especializada, y así, con el oportuno diagnóstico conseguir mejorar considerablemente su calidad de vida”.

RECUADRO:

ATENCIÓN SI TUS PAPÁS…

  1. Te piden que les repitas constantemente lo que les dices.
  2. Confunden algunas palabras
  3. En conversaciones grupales parecieran desconectados porque contestan sobre algo diferente a lo que el resto está conversando.
  4. Usan la radio o la televisión a volumen muy elevado.
  5. Ya no quieren interactuar en grupos o ambientes ruidosos.

Con cualquiera de estas señales, conversar respetuosa y sutilmente con ellos, sobre la posibilidad de recurrir a un especialista en audición para un chequeo preventivo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here